30.6.12

7 mil millones de burbujas, dos ideas, dos extremos y un post: #Voto2012

Es sábado 10:12 a.m., en Madrid parece que el extremo calor de hace unos días da un pequeño respiro. Anoche pude dormir mejor, el calor se sentía menos. Claro que las ventanas no se han cerrado desde hace un mes, a excepción del día en que el aire acondicionado se estrenó en este año.



Tenía dos ideas, tengo un artículo que está a medias para enviarlo mañana, bueno el lunes temprano. Así que debe estar terminado mañana; de él depende mi viaje a Lisboa. Eso, entre otras varias cosas importantes que terminar de aquí al martes. 

Tenía un post casi terminado, ya no son las 10:12 a.m. son las 12:17 p.m., el artículo no ha avanzado... las ideas terminaron por separarse, la primera el Madrid Sunday Shopping espérenlo pasado mañana. Y me urge buena vibra para terminar el artículo. Hace unas semanas escribí este post sobre el voto, hoy sólo algunas ideas:




La otra idea: las elecciones de mañana. Para los que me leen desde otros países, mañana son las elecciones presidenciales en México, y estoy bastante preocupada. Como espero haya quedado claro a través de este blog, me encanta mi país, la experiencia de estar fuera de él sólo ha reforzado todo aquello que me gusta y ha hecho también más fuerte la sensación de hacer algo por aquello que no me gusta.

Este domingo en México muchos de sus habitantes decidirán qué rumbo tomar. Como ya dije en un post anterior, lo principal es que la mayor cantidad de gente vote. Yo ya voté hace más de un mes, casi dos. 

El caos que se ha ido generando es triste; a veces creo que la historia es una ficción que la gente parece no creer; hay días en que creo que en el mundo no hay 7 mil millones de habitantes, creo que hay 7 mil millones de burbujas, burbujas que se van rompiendo lentamente con eventos buenos o malos, pero las que se rompen son un mínimo y son tan pocas que a veces no pueden generar el cambio necesario en  aquellos que no ven más allá.




El video muestra al México que quisiera ver, pero que cada día veo menos; no quiero terminar en un drama. Las personas tienen tan metido en la cabeza el "a mí no me va a pasar" en la vida diaria, en el sexo, en las enfermedades, en la pobreza, en la violencia, en el uso del cinturón de seguridad, en pisar el acelerador, en necesitar... 


Es el mundo entero, pero este fin de semana quisiera que por una vez pensáramos por un momento en el bien común, no en que todos seamos idénticos, las diferencias crean riqueza, pero pensar en algo más allá de nuestra burbuja. Me gusta ver que hay quien piensa parecido a mí, pero hay otras ideas afuera. Quisiera que viéramos el ejemplo de otros países, de otras personas; se puede cambiar desde arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. 


Quien gobierne sí importa, da dirección, da voz.


Lo triste, lo malo, lo violento, lo inadmisible, pasa.

Sí pasa, en México está pasando.

Yo quiero un país donde las diferencias sean menos y los derechos más. Un país donde todos tengan más educación de calidad y libros que leer y menos armas. Un país de respeto, de ideas, de argumentos. 





Quiero el México de colores, de huapangos, de olores, de diversidad, de sabores, de lenguas, de culturas, de historias, de humanos, de trabajo, de sonidos, de campos, de manos, de risas, de cuentos, de tradiciones, de ideas, de todos.



3 comentarios:

olivia dijo...

Dile a mi bien barquito de vala para dónde me llevas, psra España....etás lejos de aquí pero no de nuestra memoria.

Amanda dijo...

Yo tambien quiero ese México, y igual estoy nerviosa. Ojala que seamos todos capaces de luchar por ese cambio...

Zarawitta dijo...

Gracias a las dos. Creo que por ahora estoy en #votodesilencio.