26.6.12

Historias del metro de Madrid


El sábado por la noche regresábamos de casa de RIII vía el metro de Madrid. Una de las puertas del vagón en donde íbamos no cerraba bien, el conductor se bajó para tratar de convencer a la puerta manualmente. Cabe destacar que era el último tren de la noche.

Después de unos minutos lograron cerrar la puerta. Arrancó. Llegamos a la nueva estación y todo el mundo hacía señas para que una chica no entrara por esa puerta, ella no hizo caso o no entendió y abrió. Silencio... La puerta cerró.

El novio de la chica, que iba muy tomado, hizo todo un escándalo y casi golpea al chico que intentó evitar que entraran por esa puerta.

Al salir nosotros en la siguiente parada una señora de unos 55 años le decía a su esposo "no pues es seguro que esta no es la hora intelectual".

Cuánta razón.

2 comentarios:

Adela Iglesias dijo...

Genial. Me encantan las instantáneas urbanas.

Zarawitta dijo...

Gracias Adela, la idea es hacer una "sección" veremos qué tal.