10.12.11

Red velvet cupcakes, recuerdos presentes de terciopelo rojo

En la casa de mis abuelos paternos había una serie de muebles antiguos, algunos más que otros, algunos menos que los primeros. No hay forma de recordar la casa si no es con la higuera de la que les había contado y los muebles. Algunos de ellos fueron modificados por mi abuelo, pasaron de ser grandes roperos, que no cabrían en ninguna casa, a una cantina (bar) y una especie de baúl-banca, había libreros y un gran comedor. El baúl estaba cubierto de terciopelo rojo quemado y hacía juego con los sillones y dos grandes sillas, estilo trono de un rey.


Hoy una de las sillas y el librero están en casa de mis papás, están en mi casa. Son ahora parte de la nueva cara de la casa que ha ido cambiando mucho en el último año que no he estado por aquí y es que a pesar de ver los cambios por Skype definitivamente "no es lo mismo".

Y hablando de terciopelo rojo una de las recetas que tenía meses queriendo hacer eran los red velvet cupcakes. Era todo un reto porque nunca había hecho ningún tipo de cupcake y la verdad es que estoy encantada con lo que ha pasado. Utilicé la receta de Bea, y fue maravillosa, sólo tuve que hacer unos cambios para adaptarla a tasas y algún problemita con el buttermilk, pero quedan deliciosos (aunque hipercalóricos).


Así que desde Querétaro, México, por los siguientes 9 días, aquí la receta:






Red velvet cupcakes (modificados a tazas y algo más)


La receta es para muchos cupcakes, unos 13-15, yo hice seis y un pastel, pan o tarta de unos 22cm.


2.5 tazas harina
1.5 tazas azúcar
1 cda de chocolate en polvo o cocoa
1 cta de sal
1 cta de bicarbonato
2 huevos
1 taza de aceite
1 cda de vainilla
1 taza de leche con 1 cucharada de vinagre o limón para cortarla y hacer buttermilk*
Colorante rojo (1 botecito de McCormick) hasta que se ponga ROJO


El horno debe ir a 180º, precalentándose mientras mezclamos los polvos muy bien. Por otro lado se mezclan los líquidos. Incorporamos y rellenamos los capacillos, ya colocados en los moldes para panquecitos, hasta un poco más de la mitad.


Para la cubierta:


1 barra de queso crema grande (Philadelphia o Fiorello)
1 barra y media pequeña de 90gr de mantequilla sin sal
1.5 tazas de azúcar glass


Tener a temperatura ambiente y batir con la ayuda de la batidora eléctrica.


*Es mejor utilizar leche fresca la pasteurizada, nunca logré cortarla aunque quedó muy bien.




PD Feliz cumpleaños ayer 10 a AnairaM, primita...

7 comentarios:

comosiempremadreando dijo...

QUe bonitos te han quedado!! Un par para merendar me irian genial.
Un besazo,
Esther

Natalia dijo...

Qué buenos!! Me tengo que animar a hacer los red velvet ya!!
Te han salido magníficos!! y con esos moldes, maravillosos!!
Enhorabuena!!
Besitos hasta México!!

mara_maruja dijo...

Hola! Acabo de conocer tu blog por casualidad y me ha encantado, así que ya tienes una seguidora más!!

Yo, por mi parte, invitarte a que visites el mio: http://maramaruja.blogspot.com donde comparto mis recetas y trucos caseros.

Un saludo.

Amanda dijo...

Oh que deli, y ya estas en Queretaro , que envidia. Me encanta como relacionas los muebles antiguos con los panquecitos, yo mas tarde hare algunos, estos no porque no tengo colorante rojo... pero se ven buenisimos,

Zarawitta dijo...

Esther, a mí también porque ya se acabaron! Ja, ja.

Natalia, hazlos valen muchísiisismo la pena, los moldes me encantaron.

Mara_Maruja, mil gracias ahora me paso por tu blog.

Amanda, sí por acá ando y disfrutando mucho, se aceptan recomendaciones, ja, ja, ja.

Alesi dijo...

Que bonito es recordad.... (suspiro)

Muchas gracias por la receta, en un día que este en casita seguro que me pongo a hacerlos, estoy antojadísima!!

Saludos.

Zarawitta dijo...

Alesi,

así es los recuerdos son algo maravilloso, mientras vivamos en el presente claro. Hazlos están maravillosos.