18.11.11

Sopa de cebolla, "Como agua para chocolate"

En las primeras páginas de "Como agua para chocolate", libro que adoro de Laura Esquivel, la nieta de Tita nos cuenta cómo fue su nacimiento e infancia, directamente en la cocina, nos cuenta cómo la cebolla hacía llorar tanto a Tita en el vientre de su madre que nació expulsada por tantas lágrimas derramadas. El libro narra historias de amor y de familia, envueltas en recetas de cocina, las más tradicionales, a veces las más complicadas y las que cambian nuestras vidas.

Este libro que les cuento viene a colación por dos razones: la primera que esta semana para tratar de participar en un nuevo reto gastronómico de la red, cociné sopa de cebolla, y cómo lloré y es que esas cebollas invadieron la casa, como Gremlins, durante horas, hasta NLE, que casi no entró a la cocina, terminó con los ojos medio ahogados. El reto del que hablo es: Memories d´una cuinera (Memorias de una cocinera). El blog está escrito en catalán, pero que puede leerse sin mucha complicación y en caso de que se complique tiene su traductor en la barra lateral, es una iniciativa sencilla y divertida de dos hermanas. La idea es justamente recuperar esas recetas tradicionales y caseras de cada día. El tema de este mes: Sopas.


Antes de la receta, como siempre modificada de la modificada, lo siento no puedo evitarlo, les cuento la segunda razón para mencionar "Como agua para Chocolate" (¿lo leeré de nuevo por 5ta vez antes de que termine el año?): el punto es que como ya les he contado estoy participando en el AIG 2011, aún estoy a la espera del mío, pero sé que ya casi llega, a mí me tocó Ana de Pedacito de Nube y aquí pueden ver lo que yo le he enviado (ver listado abajo), entre las cosas que le envíe iba una copia del libro, que me parece en extremo gastronómico, qué más que la vida a través de las recetas.

*AIG
Mole verde
Chocolate de Oaxaca, México (ambas con explicación de cómo hacerlo, espero no haberme complicado)
Un caleidoscopio, artesanía y me encantan
Tres pelones (dulces de tamarindo) para sus hijos y ella
Una cartita
Unos papelitos para cupcakes
El libro de "Como agua para chocolate"
Y un cuento con letritas:




Ahora sí la receta, mi receta de Sopa de Cebolla con vino tinto (2 raciones y un poco más):

2 cebollas medianas
500ml caldo de pollo
1/2 taza de vino tinto
1/2 cdta de orégano
sal y pimienta
4 rebanadas pequeñas de baguette  del día anterior
2 rebanadas de queso que gratine (gouda, edam, manchego...)

Rebanar las cebollas en círculos -rodajas- muy delgados, poner con casi nada de aceite o mantequilla a fuego lento, moviendo de poco en poco, unos 45min hasta que cambien su color a un café medio (caramelicen), se puede ayudar con una pizca de azúcar. Pasado ese tiempo agregar el vino y remover hasta que evapore un poco. Agregar el caldo de pollo y el orégano (o tomillo) y dejar hervir hasta que esté suave, sazonar con sal y pimienta.



Poner el pan a tostar y colocar el queso encima, servir la sopa y sobre ella las rebanadas de pan.






En fin, como me chocan mis platos, ya compramos unos planos y más presentables, pero hacen falta los de sopa... a esperar. Y hablando de esperar sólo faltan 11 días para México.

PD Sé que seguramente yo también hago cosas raras con recetas de las que hago mi propia versión, pero por favor si van a publicar comida típica de algún país y no están seguros de cómo cocinarlo o modificarlo, averigüen un poco. No me gusta nada ver cientos de recetas pseudomexicanas en la red que están más que lejos de la realidad.

8 comentarios:

Isabel dijo...

Yo nunca hago comida mexicana, y si es así siempre es tex mex, o sea, casi cero mexicano.
Lo que sí hago es mucha cocina italiana, y no son pseudorecetas, sino recetas originales. Como a ti, también me molestan mucho
esas cosas ;9

Zarawitta dijo...

Lo he visto en tu blog y bueno qué pizza más deliciosa has puesto hoy y con muy buena información sobre la receta, que me encanta la reseña histórica de la receta.

Creo que todos hacemos modificaciones y eso enriquece mucho la cocina, pero es que hay veces que algunas personas lo "venden" como LA RECETA original y eso o conoces muy bien o difícilmente pasa... En fin mejor a seguir experimentando con sentido.

Amanda dijo...

Hola, antes que nada queria decirte que me encanta el nuevo encabezado, transmite mucha alegria.
Que buen paquete el que mandaste de AIG , a mi se me acabo el chocolate de Morelia y el Abuelita, aunque el otro dia encontre en Amsterdam una tienda donde venden autentico Mole en vaso Doña Maria y productos enlatados (estilo La costeña ). Estaba dando saltos de alegria. Y que curioso el otro dia tuve un "giveaway" en el blog, y justamente lo que "rife" fue un molinillo para chocolate, y tambien acabe hablando del libro ! Por cierto, aqui hay una interpretacion de la receta del pastel de la boda de Chabela en el libro, tengo muchas ganas de hacerlo porque me fascina el limon :
http://scarlettabakes.com/chabela-wedding-cake-baking-like-water-for-chocolate/

Y por cierto , yo tambien modifico las recetas todo el tiempo, leo varias distintas y luego hago un compendio segun lo que me late en ese momento, a veces funciona y a veces no, pero asi aprendemos !

Anónimo dijo...

Bueno ya llevaba tiempo queriendo decirte que efectivamente tu blog me recordaba a Como agua para chocolate, pero en una versión posmoderna, ja. Me gusta mucho.

R.III

Judith dijo...

Buenos dias! Como agua para chocolate es una de mis películas preferidas y no se por qué todavía no me he leído el libro!!! Esta sopa de cebolla seguro que es muy reconfortante, ya me imagino a Tita y a ti llorando... Muchas gracias por participar! Besitos

Zarawitta dijo...

Amanda,


genial la receta adaptada que me dejaste, ya la vi y se ve excelente para un cumpleaños, por ejemplo.

Vi los vestidos ya hasta pedimos uno, mil gracias, ya te contaré.

Acá en Madrid hay dos tiendas y hasta una tortillería, así que para mi buena suerte se consigue CASI todo. ¿Quieres algo jaja?

RIII,

jajaja, ojalá un día me saliera una historia como la de Laura Esquivel, sería maravilloso jaja.

Judith,

gracias por pasarte por acá. Pues leelo cuanto antes, la película es una muy buena adaptación, pero el libro siempre será mejor. La próxima compró cebollas recién recolectadas jaja, mis pobres ojosss

Coses de Llàbiro dijo...

La película me encantó pero no he leído el libro, aunque siempre es mejor el libro, ¿no?
La sopa de cebolla me encanta pero nunca la he preparado con vino, a ver si la próxima vez...
Besos y muchísimas gracias por participar en el memòries.

Zarawitta dijo...

Coses de Llàbiro,

gracias por el comentario. No puedo hacer mas que súper recomendarte el libro, es maravilloso, aunque esta película es una de esas buenas adaptaciones.

La sopa de cebolla con vino tinto es como más me gusta, la he visto en muchos restaurantes francés pero me parece que no es la receta más común, ya me cuentas.

Gracias a ustedes por la iniciativa me encanta.