15.11.11

Postre: Capirotada mi versión de la versión de mi Madre

... para endulzarme la noche y dejar de pensar (sólo por unas horas).

Desde niña he comido muchos postres, muchos muy mexicanos, preparados por mi Madre, que a la vez preparó alguna vez mi abuela. Mi abuelo nos hacía agua de guayaba y a sus más de 80 años aún salía, cada que podía, a comprarlas al mercado que estaba a unas cuadras de su casa. Ya grande mi abuelo, el agua parecía almíbar, ya que su cálculo para el azúcar no era el mismo, pero sé que todos recordaremos siempre su agua de guayaba en sus mejores días. 

Hablando de mis abuelos maternos el otro día con NLE recordaba algunas cosas de mi infancia, muy infancia.Entre esos recuerdos estaba una Navidad o Año Nuevo en el que mis abuelos, que habrán tenido unos 72 años usaban el transporte público para cruzar la Ciudad de México y llegar a mi casa cargados con una olla de peltre llena de ponche (ponche mexicano del que ya pondré un post en cuanto aterrice en México en 15 días). Recuerdo muy bien a mi abuelo pelando cañas (cañas de azúcar que se usan en el ponche), pelaba de pie frente a la estufa con la olla de peltre azul... a mi Madre no le gusta pelar cañas, por lo que su ponche nunca lleva.

Lo anterior contribuye a dejarme claro como es que ha evolucionado la cocina y es que entre lo que yo llamo "globalización de la cocina", es decir una mezcla de ingredientes del mundo, en donde casi todo se consigue en casi todos lados, donde esas faltas hacen diferencia, donde se sustituye uno por otro, por que no hay, se olvidó, da alergia o simplemente nos gusta experimentar. Hoy hice una de esas recetas, como la calabaza en tacha que puse para el día de muertos, hice capirotada. Mi receta de capirotada, modificando la receta de mi Madre, digo entre que no tengo lo que lleva, no tengo cocina decente o utensilios y algunos ingredientes se me olvidaron, bueno... lo que sí es que me quedó muy buena, ja, ja. 

Estuve buscando en Internet y algunos libros sobre cocina mexicana los antecedentes de este plato y resulta curioso que sus "parientes" más cercanos son salados y carnívoros, cuando la que conozco, y es famosa, es dulce y para la Semana Santa. Los antecedentes son una especie de lasagna, capas de pan y capas de comida intercaladasrealizada con pan, ajo mantequilla y carne del animal en turno. La dulce que les presento se prepara muy diferente dependiendo de cada receta, de cada casa, añadiendo alguno o varios de estos ingredientes: queso salado y con poco suero, cacahuates (cacahuetes en España), piñones, pasas, nueces, plátano y tortillas, entre otros. Por cierto que tengo un problema serio con la RAE.es, ¿por qué si la palabra es del náhuatl cacáhuatl y en México decimos cacahuate, sólo menciona como correcto cacahuete o maní?


*Anexo foto de los cacahuates en un mercado de México:




La versión de mi madre es similar a la mía, simple sencilla, sin cosas añadidas, rescata la idea del dulce. Yo creo que en un futuro probaré añadiendo las pasas y los piñones, nada más. La versión que me salió hoy es:

Capirotada (2 porciones y algo más)

1/2 barra de pan del día anterior
1/3 taza de azúcar (para más dulce hasta 1/2 taza)
1/2 vaso de agua (150ml)
1/4 vaso de vino tinto (80ml) (mi modificación)
1/2 canela (rama, tronquito, palito, etc...)
1 cucharada de jugo de toronja (yo sólo tenía toronja) y un poco de ralladura (naranja o mandarina)
1 clavo (si se tiene, yo no usé)

Un día antes se corta el pan en rebanadas delgadas de menos de un centímetro de grosor, se deja secar para usar al día siguiente. Cuando se vaya a preparar la receta hay dos opciones o se fríen las rebanadas de pan o se hornean, yo lo hice frito y dice la Madre que da mejor sabor, una vez fritas se ponen en una servilleta de papel para que absorba grasa y  dejan a un lado. 

Se pone el azúcar con el agua a fuego medio, se agregan la canela y el clavo. Se deja  llegar a hervor, una vez hirviendo se baja el fuego se agrega el vino, el  jugo de la toronja y la ralladura. Seguimos a fuego lento removiendo hasta que quede un jarabe suelto. 

Finalmente se acomoda el pan en una fuente y se vierte el almíbar o jarabe sobre él, hasta que lo absorba, debe quedar líquido alrededor del pan.



*Originalmente se hace con piloncillo -panela, sin embargo, como ya les dije en el post de la calabaza no he podido comprar poca cantidad)