14.5.11

Reflexiones escolares

Noté nuevamente mi capacidad de "anti-socialización" al ver como saliendo a medio curso en sábado por la mañana fui la única que se quedó en el jardín de la escuela, en lugar de salir a socializar con el grupo. No me estoy quejando, me gusta en cierto sentido, pero también sé que debo aprender a integrarme mejor en un menor tiempo, claro que sólo cuando es  de mi total interés dicha integración.

¿Qué me quedé haciendo? Me quedé en el jardín viendo la fuente de mi escuela, las hormigas de la grava gris, las bancas verdes de madera, las flores blancas y amarillas y sobretodo escuchando el agua. Así que viéndolo desde mi punto de vista no estuvo nada mal el receso y un poco de sol.

Foto del jardín hace 6 meses, en pleno otoño.
Los edificios de las escuelas siempre tienen sus leyendas. En mi secundaria había un pozo, estilo el de la película de "El aro", corría el rumor de que había sido tapado a raíz de que se había caído un niño. En mis dos primarias, como en todas creo, se rumoreaban fantasmas. una de ellas tenía un gran jardín y sótano, perfecto para decir que había un cementerio debajo. Mi universidad era un edificio un poco más aburrido, pero también tenía su fantasma particular, igualito al de la maestría... pero hoy que pasé media hora analizando mi nuevo edificio (seis meses después):

Mi nueva escuela, la del doctorado, es un viejo edificio en el barrio de Chamberí, Madrid con un amplio jardín con su respectiva fuente. Un edificio que me recuerda la casa de "Great Expectations" en cualquiera de sus versiones. No me queda muy claro el año de su construcción, pero ya funcionaba como centro de investigación y "residencia de señoritas" alrededor de 1915. Los pisos rechinan, hay fotos perdidas de hace años, y si sólo miras la fachada donde la enredadera crece sin dificultad, podrías vivir en cualquier año de principios de 1900. Leyendo, me doy cuenta con fotos en blanco y negro, que en el 1920 ya existían las bancas verdes del jardín. Me gusta estar en un edificio con historia real y si creyera en fantasmas, aquí sí creo que vivirían...

PD No puedo dejar de mencionar a los que siempre están en un salón de clases: los que preguntan haciendo una conferencia, los que nunca hablan, los que se pasan el día en el teléfono -smartphone o no-, los que platican con todos...los que no se callan, los que hacen ruidos molestos (estos dos últimos son punto de mi alucine de asesino serial),  el que toma apuntes de todo lo que se dice, el que graba la clase, el que murmura "ya me quiero ir a mi casa" (haciendo notar que sólo ha venido por el certificado) y bueno, la que hace un post al respecto mediante etnografía participativa, por supuesto no es por no poner atención al curso.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja es verdad que el edf de la escuela es precioso y los jardines merecen mucho la pena para quedarse ahi un buen rato de tranquilidad y si es cierto a mi tbm me recuerda Grandes esperanzas ...
me encanta la idea de pensar en todo lo que ha pasado por ahi , me encanta imaginarlo ...
por cierto de que fantasma se rumoreaba en la uni ? hasta ahora me vengo enterando jaja

un beso corazon , me encanta como disfrutas de todo , me haces sentir que estoy ahi , que buena buena eres escribiendo ! te quiero !
VyJ

Zarawitta dijo...

Así es había fantasma en la uni, en el laboratorio de fotografía nadie se quería quedar solo a las 10pm... No dudo que haya habido otros, jaja.

Besos a las dos!!

Anónimo dijo...

jaj mi niña..a socializarrr..te quieroooo

Zarawitta dijo...

Jaja, trataré, sólo porque acabamos de hablar sé quien eres...

Carlos dijo...

Fantasmas escolares más populares:
-Conserje de la escuela
-Estudiante atrapado en el sótano
-Director(a) que no quiere abandonar el colegio
-Paciente (la escuela está construida sobre lo que fue un hospital mental)
-Gran nube blanca (la escuela está construida sobre lo que una reserva india)
-O una mezcla. Conserje que en su juventud fue estudiante de ese colegio, que fue Director, pero que por algún problema académico terminó siendo un paciente del instituto de salud mental argumentando que era un indio llamado Gran nube blanca.

Zarawitta dijo...

No sé a qué escuelas iba, pero en la mía literalmente se metían al sótano jajaja... y que conste que no eran los fantasmas si no los niños, que aún cabían por las pequeñas puertas sin candado. ¿En la tuya había cementerio indio?

Anónimo dijo...

Orale Itzel, està bien BB tu Blog.

Tratare de ponerme al corriente, lo leere todo. Espero te acuerdes de uno de esos fantasmas, pero que anda por esta ciudad que cada vez viene a menos.

Un beso

Raul

Zarawitta dijo...

Me acuerdo de los "fantasmas" no se olvidan... Yo extraño mucho, mucho esas ciudades. ¡Y qué bueno ya entraste me encanta la idea!