30.4.11

Entre reflexiones y vistas al cielo...

Sábado de reflexiones sobre mi escritorio, literalmente sobre mi escritorio blanco, de mi estudio rentado, amueblado, en el sexto piso de un edificio en Madrid. También es sábado último día de abril, cuando se publican las fotos del mes para LVM y cuando se amanece con un clima como el de hoy, se antoja hasta chocolate caliente en plena primavera. Por otro lado es un sábado de "Día del niño", al menos en México y cumpleaños de una de mis primas, que a mi parecer tiene esa buena y mala suerte del día en el que nació, que me acuerde por añadidura de la fecha y que de niña no debe haber sido tan genial, imagino claro.

Hoy en la televisión española han decido pasar "Charlie & The chocolate factory" en su versión 2005. ¡Les he contado que amo a Tim Burton y que casi, repito casi, todas sus películas me fascinan? Charlie y la fábrica de chocolates no es precisamente mi favorita, pero encanto tiene y bueno, que a la niña cabeza hueca se la lleven las ardillas "no tiene precio".
A media reflexión sobre mi escritorio blanco de "Ikea", como todo en mi estudio, y en Europa, recordé que era fin de mes, y que las fotos de "abajo hacia arriba" de LVM no se quedarían este mes en el Flickr nada más, menos aún porque me gustó el tema y en este post les dejo algunas de las fotos que añadí.
Ahora sí, continúo con mi asunto del escritorio blanco y es que esta semana, de repente como granizo inesperado, necesité hacer más aún mi espacio de él. Me explico, ya es mi espacio, aquí vivo hace casi 6 meses, están mis cosas, está mi compu, está, está, está... pero cuando caes contra una tesis doctoral y realmente comienzas a escribir, de repente nada está. Así que comencé a repasar sobre mi gato alebrije regalado en el último viaje a Oaxaca por mis Padres, mi pelota de hule verde para el estrés regalada por mi Hermano, mi mini engrapadora azul y su caja de clips y chinches, dos frascos con plumas y marcadores, un plumón negro, que se coló en las maletas porque pertenece a mi taza con renglones azules, para notas olvidadizas, que se quedó en alguna caja en Mx,  también por ahora viven ahí una pluma roja, un libro de sociología de la sexualidad, uno de migraciones y uno sobre mujeres andinas... al lado de todo, la cámara réflex, regalo de mi último cumpleaños, ya más cerca el próximo, hoy hay una pinza de madera para la ropa, un vaso de jugo de naranja con agua mineral y hoy en la noche habrá una voz proveniente de la primera entrevista de una larga historia que se convertirá en tesis.

Por eso hoy mi escritorio con su vista a los techos color ladrillo, el edificio color crema, la alberca de los vecinos, las golondrinas de la tarde y las primeras gotas de lluvia del día son tan importantes...

Y para no irme con seriedad y mejor con mucho chocolate:

Willy Wonka, Willy Wonka...
He's the one that you're about to meet.
Willy Wonka, Willy Wonka...
He's a genius who just can't be beat.
The magician and the chocolate wiz...
The best darn guy who ever lived.
Willy Wonka here he is!

1 comentario:

Mario dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.