16.4.11

Oaxaca

Sábado... post pensado con anticipación, casi desde el principio de los ti.. no, no casi desde el principio del blog.  El sábado pasado íbamos a las playas exóticas a pasar la mañana. Hoy voy, al menos en mi mente, a un lugar que no es técnicamente exótico, pero que para muchos podría ser considerado como tal, por su comida, sus colores, sus sonidos, sus playas (que lamentablemente no conozco -me sigues debiendo un viaje hace ya casi 10 años NLE-) y muchos más lugares hermosos. 

Tal vez instaure el sábado de los viajes imaginarios...ahora con esta primavera veraniega, los sábados son más vacacionales que los demás días, aún sin tener muchos horarios entre semana. Pero, en fin, hoy vamos a Oaxaca, la que he proclamado mi ciudad favorita de México, claro después del DF, sorry igualmente son demasiado distintas para la comparación.

Gracias al trabajo de mi Padre y a que a ellos (padres), siempre les ha gustado viajar en mi querido país (que cursi), he conocido muchos lugares de él y sobretodo, el 99% por carretera, lo que siempre le ha dado un plus especial, desde el no saber cuándo, ni cómo, hasta el salir de madrugada siempre desvelados y recién salidos de la cama, subir al coche con todo el entretenimiento posible, Madre con los "sándwiches", los quesitos rojos individuales con su cera para jugar después de comer (ja y apestar a queso), los audífonos del aparato en turno (grabadora, walkman, cd), música (una cosa cada quién, aunque Padre a veces abusaba de nuestra tolerancia y gusto adquirido y permanente por la trova sudamericana), en fin así empezaban nuestros viajes. Oaxaca ha tenido un lugar especial ya que íbamos casi cada año, si no es que 2 por año o a veces, muy a veces, pasaban 2, la última vez sin darme cuenta pasaron 4...


Aquí detalles de Oaxaca de 2010 y 2005.



Santo Domingo, gran convento, iglesia, biblioteca, plaza, todo hermoso y sin palabras. 

Esa señora de la foto siempre me ha causado una terrible envidia, por su proyectable pasividad y disfrute de su lectura a media plaza oaxaqueña.


Aquí en la foto globos, helados, iglesia y alebrijes. Los alebrijes, son figuras de madera de todo tipo, comenzaron siendo animales reales con colores extraños, pero ahora son dragones y "monstruos" alados y a lo que a imaginación lleve. Son reconocidos en el mundo y ahora a un precio bastante elevado.


 Me encanta la vida "viva" de Oaxaca. Un poco de mis favoritas.









Hierve el agua:


Muy cerca de Oaxaca se encuentra "Hierve el agua" o "Las cascadas de sal" donde, como ya les conté en algún post, ni hierve el agua, ni hay cascadas, ni son de sal, pero que sí es un lugar que se tiene que ver. Para que recuerden en México, aparece en un anunció de la cerveza "Corona" de hace unos años.

La comida:


Los chapulines, el tasajo o cecina, el mole, las "tlayudas" (grandes tortillas medio doradas), el queso oaxaqueño o quesillo, el chocolate y bueno es toda una experiencia que te cocinen ahí, con sus chiles de agua, sus nopales, bueno ya me dio hambre.

Sonidos y vistas de Oaxaca:



Sin más I LOVE OAXACA