29.3.14

[Vesículas y libros] A una semana de mi operación.

Nunca me habían operado de nada, lo más cercano había sido cuando me realizaron "Lasik" para mejorar mis altas miopía y astigmatismo. Así que el sábado pasado fue la primera vez que tuve anestesia general y que pasé la noche en un hospital. Me he sentido muy bien, aunque incómoda y adolorida, sobre todo hinchada. Hoy ya puedo moverme más, puedo pararme y sentarme, mientras no sea un sillón muy grande y eso sí me cuestan las escaleras, agacharme, y no puedo hacer mucha fuerza. Muuuuchas gracias NLE, madre y padre (no es formalismo, es divertido) por ayudarme en tooodo. Y a los demás que estuvieron muy al pendiente, aunque no contestaba el teléfono porque no lo tenía conmigo, gracias.

Ya tenía varios meses mal, así que veré lo positivo de ya no tener a mi vesícula, quien me acompañaba en mis enojos, y creo que será un tocar fondo para reaccionar con la tesis y otros temas pendientes y relegados por muchas cosas y el añadido de haberme sentido mal.

Así mientras estábamos en casa de mis papás terminé de leer Leonora de Elena Poniatowska. Como muchos ya saben, me encantó. Es uno de los mejores libros que he leído en mucho tiempo, supongo que influye que gran parte es historia sobre el surrealismo que vivió Leonora Carrington, en su vida y en su pintura. Pero influye también la maravillosa forma en la que está contado.



Mientras yo estaba en otro sitio llegó "Las mujeres de la tormenta" que me mandó Amanda por el juego que se hizo de la cadena de libros. Yo aún no he enviado los míos, pero está bien, así será mayor sorpresa. Gracias muchas como siempre, lo leeré cuanto antes. Gracias de paso a los otros dos miembros de esa familia.

Ahora tengo que enviar mi #bookswap iniciativa internacional de AOW. Es difícil pensar si la persona habrá o no leído el libro, o si le gustará. Espero que sí.

Debo los "macarons" de la semana pasada son de Theurel and Thomas. Así que en unos días sin falta.

La primavera llegó con toda su fuerza a la ciudad y hay jacarandas por todos lados, extraño los cerezos... me voy a abrir las ventanas.