26.1.13

Salamanca ( #SpainRoadTrip2012)

Cuando haces viajes en los que visitas un gran número de ciudades y, aun sabiendo que ya te había pasado antes, no escribes un diario de notas, porque piensas que harás los posts en cuanto termine el #SpainRoadTrip2012, estás muy mal. Yo estoy muy mal, porque ahora que quiero hacer pequeñas entradas de los lugares visitados el pasado verano, pues ya no recuerdo los detalles. Menos cuando estoy trabajando y tengo, literalmente, 10 artículos abiertos para leer y como 35 que organizar.

Comienzo casi por el final: Salamanca. Una de esas ciudades que te dejan todas las ganas de volver. Antes de planear el viaje no estaba muy segura de lo que encontraríamos. Sebastián, el portero de nuestro edificio, es de Salamanca y siempre habla maravillas, pero como es medio exagerado amante de su tierra, no estaba muy segura. Después, @SaraSanH, quien estudia y/o trabaja en mi escuela, pero a quien conozco básicamente por Twitter, nos hizo una impresionante lista de recomendaciones. Aquí se empezó a poner interesante, por lo que valía darle dos noches a la ciudad.



Aquí la Casa de las Conchas. La concha es el símbolo que indica el Camino de Santiago, ruta turística y religiosa que cruza una gran parte el Norte y Oeste de España. Hoy en la Casa de las Conchas hay una parte de la Universidad de Salamanca, como en el resto de la ciudad. La Universidad de Salamanca se fundó en el año 1218, es una de las más antiguas de Europa, han pasado por sus aulas personajes como Unamuno, Lucía Medrano (dicen que fue la primera mujer que dio clases en una Universidad) y Fray Luís de León.

Curiosidad: la tradición dice que los nuevos alumnos deben encontrar a la pequeñísima rana que está en una de las fachadas principales de la universidad. Les diría en dónde está, pero mejor vayan a buscarla.


Datos básicos: Salamanca está a unas dos horas y media de Madrid, en coche; nosotros nos quedamos en NH Catedral, es la ubicación PERFECTA y no es muy caro; para comer hay desde "el bocadillo de jamón" (baguette de jamón serrano) hasta el restaurante más caro.  Lo más clásico de Salamanca son los embutidos, por ello poca cosa hablo de la comida. Nosotros comimos en varios lugares, y recuerdo como muy bueno el vino de la casa de este lugar que ven abajo:


Otro detalle curioso del viaje fue que en los hoteles en los que nos fuimos alojando durante el viaje, supongo que porque eran cuatro habitaciones, nos tocaba al menos una con terraza o con excelente vista o muy grande. La foto de abajo era la vista desde el cuarto del hotel.



Salamanca tiene dos catedrales en una, la vieja y la nueva. Son impresionantes, hermosas, y de noche no se pueden perder la vista guiada. Aunque si no les gustan las alturas como a mí... sufrirán, lo advierto. Hay que inscribirse con anticipación, nosotros entramos por suerte. El señor que hace las visitas, no sé si todas, hace, definitivamente, muy bien su trabajo. Al final de la visita se prenden velas, para dejar tu visita marcada en esa catedral con tantas historias.


Lugares que se deben ver:

El Huerto de Calixto y Melibea, en donde fue ambientada la novela de Fernando Rojas en el 1500. El puente romano, que dicen es el del Lazarillo de Tormes. Casa Lis una casa Art Decó con una colección y unos vitrales que aunque se deba de pagar, no importa. Nota: para entrar a Casa Lis pueden entrar a la cafetería, no verán la colección completa, pero el edificio sí, de cualquier forma no dejan tomar fotos. La Plaza Mayor de noche e iluminada es todo un espectáculo, por eso se pelea el título de Plaza Mayor de España con la de Madrid, la cual sí es más grande.

Puente romano


Casa Lis


Foto de NLE

Finalmente, otra curiosidad, ya les había comentado en este post, sobre los barquillos que venden en los centro de algunas ciudad españolas. Aquí se ven los dichosos barquillos. El cilindro rojo es el sitio en donde antiguamente se guardaban para protegerlos de la humedad, pero también se jugaban apuestas. ¿Ven los números amarillos? Pues funcionaban de ruleta y por dos pesetas se apostaba a barquillos más o barquillos menos, o pagar doble o todo o nada. Como decía, recuerdan a los merengueros mexicanos. La historia me la contó el vendedor, que era el mejor guía de turistas que se puedan encontrar.


Los atardeceres, como verán, son perfectos, sobre todo con luna de por medio. Yo algún día volveré. Mientras tanto a seguir trabajando... con un poco de homesick y antojo, ahora sí, de comida mexicana. Y antojo de viajecitos, también.



PD ¡¡Feliz cumple Gemma!!

Anexo que en Salamanca hay una linda y completa tienda de tés que pueden visitar, su FB: https://www.facebook.com/elmotindelte

3 comentarios:

SaraSan dijo...

Que lindas fotos!!! Me alegra que no te defraudara la visita, y se agradece mucho la mención! Un abrazo!!

Anónimo dijo...

Me alegra que poco a poco vayais conociendo mejor España. ¡Estupenda descripción de Salamanca. Saludos. Blanca (@blanalsal).

Zarawitta dijo...

Hola Sara,

que gusto tenerte por aquí, muchas gracias a ti por todos los tips. Me encantó tu ciudad seguro algún día volveremos. Abrazos!

Blanca,

sí, nos encanta viajar por tu país, pequeño detalle es que luego se me acumulen los posts de las ciudades visitadas, pero prometo irlos sacando :)