8.4.12

Entre la lluvia, los conejos, la Luna y la Tamborrada

Por ahí dicen que en Semana Santa siempre llueve. Este año llovió toda la semana después de meses y meses de lluvias ridículas. Aquí mi conejo de chocolate, que como dije el año pasado no puedo dejar pasar, demostrando que llovía. Este es mi resumen de una semana que para mí es culturalmente interesante, pero que me causa algunos estragos mentales. En fin que hubo cosas para contar y disfrutar.


Mientras el conejo posa para las fotos, les cuento que nunca había tenido la curiosidad de averiguar por qué la semana santa cambia de fecha. Este año despejé mi duda y me di cuenta de que es un caos y bastante arbitrario. Resulta que por ahí del año 300 la jerarquía de la iglesia católica definió que debía ser en domingo, que no coincidiera con la judía y, que debido a que el año comenzaba en primavera, no debía ocurrir dos veces en un año. Esto fue un caos, y en el 525 decidieron que mejor inventaban cálculos y algoritmos, como el de Butcher, que fueron cambiando hasta ya entrado el siglo XIX.

Hoy cambia cada año porque la decisión es que será el domingo después de la primer luna llena que haya después del equinoccio de primavera. Y eso a veces porque no puede caer después del 25 de abril o antes del 22 de marzo. ¿Quedó claro? A mí no tanto. Por cierto todo este conteo se llama "Computus".


España al igual que México es un país mayoritariamente católico. El año pasado no salimos en días de Semana Santa y no nos enteramos bien de cómo lo festejan, excepto por las torrijas claro. Hoy último día en que había algún evento decidimos darnos una vuelta por Plaza Mayor y ver la Tamborrada. Festejo en donde algunos grupos de tambores pertenecientes a diferentes congregaciones religiosas cierran el evento. Es impresionante el ruido de los tambores, acompañados por sus respectivas trompetas.

Tamborrada. Madrid, Plaza Mayor 2012 ( ¿A poco no se parece a Ma. de M&M´s? Chiste familiar lo siento)

Tamborrada. Madrid, Plaza Mayor 2012 


La verdad es que a la tercera interpretación salimos corriendo, yo me insolaba, eran las 12h y ya teníamos un buen rato esperando. Valió la pena conocer este tipo de eventos, pero me urgía un café y quedó perfecto acompañado por una torrija. Muy de acuerdo a la fecha. Las comimos en un lugar clásico madrileño de la Plaza de Sol: La Mallorquina (dicen abierto en 1894). Lo que pasó es que me gustaron más las que había probado en Mallorca, ni modo.

Torrija y café con leche. La Mallorquina, Plaza del Sol, Madrid.

Antes de terminar con mi tour sobre tradiciones de Semana Santa en Madrid, les muestro las monas. Es un pan típico que según he leído acostumbran regalar a los niños, creo que en especial los padrinos. ¿Notan que tiene un huevo entero en el centro? Al menos algunos traen huevos de chocolate. Yo me quedo con los conejos.



Ahora a comer pasta con almejas, un vinito Eguiluz, ver alguna serie y pensar en la semana que viene. ¿Qué novedades hay en el mundo?

*PD Estoy feliz porque ya pasamos por la visita número 25 mil en el blog. 25 mil gracias.

2 comentarios:

olivia dijo...

Efectivamente siempre llueve en Semana Santa, sobretodo el viernes Santo, respecto al parecido a Ma. siiiiiii mucho y por otro lado deja que de diga, queeee caras las monas con huevo. Bueno disfruten su vino. Hasta la próxima. Besos.

Zarawitta dijo...

Pues aquí sigue nublado. Cosa que mis alergias madrileñas agradecen sobre manera. Jaja pues ni tan caras, si lo piensas en €.

Bsitos