14.3.11

Reflexiones sobre Japón desde el mundo

Complicado decidir por dónde empezar a contar los muchos lugares interesantes que quiero poner por aquí. Antes de decidirme quiero hacer una pequeña mención al ya "harto" platicado y comentado sismo (o seísmo también correcto) de Japón.

Lo que me ha dejado este evento es la impresión de que un país puede salir "bien parado" ante la comunidad internacional después de una catástrofe internacional como esta. Al despertar, dos horas después del sismo, en un hotel de Barcelona lo que encontré fueron canales internacionales de todo tipo con nota de último momento al respecto. Últimamente (no tan recientemente) soy un desastre cuando se trata de ordenar mi reacción ante eventos "malos", "tristes", "dramáticos" o que simplemente impliquen cierto movimiento de sentimientos sean hacia mi persona o no. Al salir el cuarto del hotel, bajar por el elevador al lobby, lo primero que encontré fue a un grupo de chicas japonesas llamando a sus casas,llorando y bastante preocupadas, las dos televisiones del lobby y la del restaurante seguían pasando sus notas y las enormes olas arrasaban con todo como si fuera un hormiguero. No puede evitar que mis ojos estuvieran llorosos, sin embargo a partir de ese momento lo escuché en inglés, francés, español y otros apenas perceptibles, fueron comentarios sobre lo bien preparados que estaban los japoneses, sobre su excelente comportamiento, no gritaban, no lloraban, se colocaban en el lugar exacto, sus edificios se movían al compás de las placas y sus habitantes se ayudaban unos a otros...

Estuve pensando sobre eso y es que espero que sea real y no un espectro que se proyecta hacia lo que hay afuera, que dentro donde viven personas y no "robots" del "Mundo Feliz" de Huxley, puedan salir adelante después de tal magnitud de desastre que percibe, porque mientras escribo se ha producido otro Tsunami y hay más de 3mil personas muertas en las playas, como los peces en Florida hace unas semanas, esa es la fuerza de lo que nos rodea.

Yo les dejo con esta mini reflexión, pensando en que "todo va a estar bien" y les dejo una fotito para pasar el rato mientras preparo algo de turismo...

Nada más tranquilizador para mí que el agua, del mar o en este caso del Oceanográphic de Valencia.


3 comentarios:

odenwilches dijo...

Me gustó tu reflexión. Japón tiene mucho que enseñar al mundo sobre el "orden", la "disciplina", el "control". Todo entre comillas, sin embargo, porque parece muy poco humano, por lo menos para uno que como latinoamericano le corre mucho la emoción y el apasionamiento por las venas. De todas formas, queda en el aire la percepción de que su extremo rigor es suficiente para confiar en que saldrán de esta. Tal vez lo que Japón necesita ahora del resto del mundo, no sea sino humanidad.

Anónimo dijo...

Eso estaba pensando en días pasados. Un poco por el -mucho que aprenderles-.

Zarawitta dijo...

Gracias JW, ahora a un tiempo de distancia vemos que hubo humanidad, entre comillas, hubo disciplina, control hasta donde la humanidad lo contuvo y bueno mucha emoción (en términos sentimentales)compartida...

Anónimo,
sin duda mucho que aprender desde el orden hasta la alimentación...