30.12.16

[À bientôt 2016]

Sobra decir que este año estuve más ausente que nunca. Parece una racha, cada año en México he escrito menos. En estos días se cumplieron tres años de haber vuelto, justo el mismo tiempo que pasamos en Madrid, y sí, se sigue extrañando como el primer día.

La ciudad nos ha tratado linda y sorpresivamente, muchas de las personas más queridas están aquí, ahora, pero otras están esparcidas por el mundo. Las saudades a veces son como la neblina en San Francisco presente casi cada día, a ratos y tan comunes.



El año complicado para el mundo entero, sobre decirlo - social, político y económico-, es triste, muy triste cuando se observa y se escucha un poco más allá. Balances complicados de hacer. Tanto que tuve que ver fotos para recordar partes de este año, espacios largos y otros que parecen agolparse sobre sí mismos. 

La primera mitad comenzó con Oaxaca siempre maravillosa y por primera vez compartida con NLE. Después disfrutada entre espacios breves y siempre queridos, entre asados y cachorros, familia, nacimientos y cumpleaños.

Nueva York y Washington se asomaron para recordarme cuanto me fascina esa ciudad de enormes contrastes, llena de todo, donde un hombre vela estaba ahí para sorprendernos, donde rodeados de libros encontramos de nuevo a "les compadres". Una casa antigua, con un desayuno de Tiffany´s nos encontró en el camino con olor a pan casero y café.

Perú llegó de forma inesperada, fue rápido, fue el puente de Chabuca Granda, fue aprender, ver el mar y cruzar el ecuador. Al volver, el mundo comenzó a contraerse.



El doctorado finalmente terminó, con una sensación de vació, pero terminó, al fin. Bastante solo, con un viaje a países que no conocía, leyendo a Vargas Llosa y The Girl on the Train, compartiendo espacios con las esculturas más impresionantes que he visto en mi vida en Copenhague, tomando cerveza, probando cafés, caminado, caminando, caminando y comiendo otras en un pub de Dublín, soñando con volver al barrio de Salamanca. Allí donde están esas personas, donde están "las nubes de refresco sabor naranja".

A la vuelta, una luna azul de octubre a la orilla del mar marcó nuevos caminos para mi hermano y A., los mejores estoy segura.

Entre una vorágine de días que se comían unos a otros, difíciles sin duda, pero acompañados por las personas -las antiguas y las de reciente adquisición-, con espacios de comida italiana, fusión, yucateca, coreana, el mejor nigiri, los abrazos, las risas, los discursos de boda y las cenas... esos pequeños espacios (en los que siempre estás), nos llevaron de nuevo a Oaxaca.

Entre sus tlayudas, el chocolate, los chapulines, los globos, el mezcal y la sierra. Su música y sus calles, son mías siempre mías. Me devuelven, me esperan pacientes con el siguiente café en la plaza.

Hoy comenzando a ordenar a dejar atrás, a planear, a pensar... Retomando de a poco la cocina, los libros, las fotos, mis espacios, reconociéndome.

Siempre con ayuda de este pequeño espacio así nació.


---



El conteo de libros un poco complicado, pero algunos maravillosos o entretenidos o surrealistas (Bretón en México).

Eso sí el conteo de los viajes acá. Esos viajes que digo que son pocos, se sienten pocos, se desean todos.

Ciudades: 
Cuernavaca - Tequesquitengo, Querétaro (4), Puebla,  Oaxaca (2), Nueva York, Madrid
Nuevas: Los Cabos, Lima, Washington, Copenhague, Dublín.

Países:
Estados Unidos y España. 
Nuevos: Dinamarca, Irlanda y Perú.

À bientôt 2016

1 comentario:

Amanda dijo...

Itzel, leí tu comentario y me hizo sonreír. Yo también extraño los días de blog. Encuentro tan difícil hacer el tiempo para sentarme y escribir pero hace falta.
Tanto leerte se me antojo café y chocolate. Creo que voy a preparer uno , de Oaxaca que justo nos enviaron hace poco.
Estamos por planear el proximo viaje a Mexico, creo que sera a fin de año. Les avisamos. Un abrazo enorme! A ver si escribo una actualizacion un dia de estos! Un abrazo a ti y a Carlos .